Blog Pocholitas

Pocholitas afronta su tercer año con el reto de fomentar la moda infantil made in Spain

«Mamá, esa tela no destaca mucho, ¿no crees que tendría que ser de otro color?». Se trata del consejo de una niña a su madre en una historia de sacrificio, mimo y apoyo incondicional, los colores y las telas con las que se teje el emprendimiento.

Como todas las buenas ideas, Pocholitas nació con una pasión, la moda infantil, y con una ilusión, la de Noelia Rojo por personalizar la ropa de su hija recién nacida. En este maravilloso cóctel solo faltaba un ingrediente que no tardó en llegar, el ánimo y apoyo incondicional de su marido, Rubén Parra.

«La inspiración llega de muchas maneras, de observar muchas cosas, paisajes, fotos, de vivencias, de imaginarlo en mi hija…», dice Noelia. Aunque lo cierto es que se han tenido que enfrentar a muchos retos desde que decidieron emprender su negocio de moda infantil made in Spain.

Pocholitas moda infantil made in Spain

A pesar de la experiencia tan «satisfactoria y enriquecedora» que supuso recibir el Reconocimiento Iniciativa Emprendedora de la Facultad de Comercio de Valladolid en 2017, para esta pareja de empresarios no ha sido fácil llegar hasta aquí.

Demasiados trámites y pocas ayudas a la financiación cuando los recursos son limitados, lamentan Noelia y Rubén. Una piedra en el camino que para estos vallisoletanos podría solventarse con un ‘enfoque a la europea’, donde las subvenciones cubran los primeros años de consolidación del negocio.

Para esta diseñadora autodidacta, las prendas fabricadas en España demuestran el mimo y el esfuerzo con el que trabajan los grandes profesionales que hay en el sector de la moda de este país.

Y, pese a la creencia de que la ropa de niños española es demasiado cara, lo cierto es que los márgenes de beneficios no son tan elevados. Por este motivo Noelia defiende unos salarios que dignifiquen y un consumo responsable, como fundamentos de una empresa enmarcada en la economía circular.

Se trata de moda infantil exclusiva sí, pero no solo en cuanto a diseños sino también a unidades vendidas, con el fin de producir lo necesario y no tener excedente de stockaje.

Una gestión ecoresponsable y una visión que permite la creación de prendas con diseños únicos, personales e incluso personalizables, en las que se puede apreciar la dedicación y el cuidado con las que se han elaborado.

Pero para conseguir «una colección hecha para las princesas de la casa», otro factor clave en Pocholitas es la producción. Basada en patrones muy trabajados tanto en siluetas como en materiales, se desarrolla en talleres de la zona para colaborar con el desarrollo económico y asegurar la calidad de la ropa.

Quién les iba a decir a Noelia y a Rubén, desde que se lanzaran a la aventura con la colección de invierno de 2016, que ahora su hija no solo iba a ser un pilar fundamental de este sueño empresarial, sino también el socio más exigente.

Como cualquier empresa, Pocholitas también nació de bocetos, anotaciones, modificaciones, y un millón de horas de trabajo hasta conseguir el diseño deseado, y la combinación de colores que funcionan.

Ir paso a paso y trabajar por afianzar la marca son los patrones que sigue Noelia para dar a conocer Pocholitas en el sector de la moda infantil en el que, según la empresaria, es muy difícil introducirse si eres una marca nueva.

De hecho, a pesar de ser un sector muy tradicional en el que «priman las marcas con cierto nombre» (como Nanos, Pili Carrera, o Neck and Neck), lo cierto es que los nuevos hábitos de compra están cambiando, favoreciendo cada vez más las ventas en el medio online.

Pocholitas afronta este reto de seguir creciendo sin dejar nunca de hacer soñar a todas las princesas del mundo. Diseños personales, confección cuidada y toda la disposición hacia sus clientes porque, como dijo Coco Chanel, para ser irremplazable siempre debes ser diferente.

Deja un comentario